En el voleibol como en otros deportes se emplea un kit básico, que a nivel recreativo puede llegar a ser rudimental, como la red de voley que hacíamos en la plaza con las cintas de seguridad amarillas.

 La situación cambia drásticamente cuando se juega a nivel profesional, puesto que se emplean equipos más sofisticados para garantizar el bienestar y la protección de los jugadores.

 

 Entre ese kit necesario destaca la red y es precisamente de esta a la que escribiremos. La malla o red en voleibol es un elemento que se usa para separar el campo en dos, delimitando el terreno correspondiente a cada equipo, va colocada verticalmente sobre la línea central, y desde el piso al borde superior se fija una altura de 2.43 m para los hombres y 2.24 m para las mujeres, reduciéndose hacia las categorías inferiores (tema en el que ahondaremos seguidamente).

De esto surgen muchas interrogantes, las cuales responderemos a continuación:

¿Dónde puedo encontrar las reglas que establecen las medidas del la red?

 

Practicar a nivel amateur o profesional un deporte como el voleibol, trae consigo exigencias técnicas que a su vez vienen condicionadas por las limitaciones establecidas en el reglamento (expedido por la Federación Internacional de Voleibol 2017-2020). En el capítulo 2 del precipitado reglamento, se establece la altura a la que debe ir la red, según el sexo de los equipos participantes y según las categorías existentes.

 ¿De qué están hechas las mallas de voleibol?

 

Son elaboradas en distintos materiales: algodón, nailon, plástico y cuero, pero el más usado es el polipropileno de 5 mm de espesor, ya que posee una gran resistencia a los impactos del balón, constantemente presentes en la praxis de este deporte.

¿Por qué la altura de la malla es diferente para hombres y mujeres?

 

Todo viene por la estructura corporal que a ambos los diferencia, se ha demostrado que los hombre en su mayoría tienden a tener más fuerza y mayor masa corporal, por lo tanto, el bajar la altura de la malla en otras categorías, permite equiparar esta diferencia.

 

¿Cuál es la estructura de las mallas del voleibol?

 

La red mide 1 m de ancho y de 9.50 m a 10 m de largo (con 25 cm a 50 cm a partir de cada banda lateral), y está elaborada de malla negra a cuadros de 10 cm por lado. Además, la parte superior de la red se remata con una banda superior horizontal de 7 cm de ancho, de color blanco, y la parte inferior de la red se remata con una banda horizontal de 5 cm de ancho, de características similares a la banda superior, elaborada de lona blanca doblada y cosida a todo lo largo.

 Por el interior de la banda superior horizontal pasará un cable de sujeción de la red, tendrá una cuerda de tensado superior y en el extremo inferior otra cuerda de tensado inferior.

 

¿Cuáles son los factores que  hacen que la altura de la malla varíe?

Algunas reglas básicas del voleibol son las mismas sin importar dónde se juega o quién lo juega, pero la altura de la red varía en función del sexo, edad de los participantes y categoría:

Según el sitio web USA Volleyball; las féminas que tengan 45 años o más pueden usar una malla con una altura de 2 m con 19 cm, pero si las integrantes son mujeres de 60 años o más, la altura baja a 2 m con 13 cm.

En el caso de los hombres que cuenten con una edad de 55 años o más, la altura desciende a 2 m con 38 cm, pero aquellos que tengan 70 años o más podrán usar una malla 2 m con 29 cm.

Ahora bien, en el caso de los niños y jóvenes se aplicarán las siguientes normas:

Categoría benjamín (hasta los diez años de edad), para ambos sexos la altura del borde superior de la red de voleibol desciende hasta los 2 m. Categoría alevín (11 años), para ambos sexos la altura del borde superior de la red de voleibol baja hasta los 2 m con 10 cm.

Desde los doce años de edad ya se empiezan a marcar las diferencias entre sexos, en relación a la altura del borde superior de la red de voleibol, entonces tenemos que:

En la categoría infantil (12 y 13 años), para los niños el borde superior de la malla baja a 2 m con 24 cm, en cambio para las niñas el borde superior se situará a 2 m con 10 cm. Así mismo, en la categoría cadete (14 y 15 años), el borde superior estará a 2 m con 37 cm para los chicos, en cambio, el de las chicas estará a 2 m con 18 cm.

Por otro lado, en las categorías juvenil (16 a 18 años) y senior el borde superior de la malla, se ubicará en los hombres a 2 m con 43 cm y en las mujeres a 2m con 24 cm (como ya lo hemos mencionado). Sin embargo, esto no es todo, la altura de la red también puede ser modificada para voleibol en silla de ruedas, hasta 1.2 metros.

¿Qué otros elementos trabajan al unísono con la malla para delimitar el campo de acción?

 

Para poner en acción un partido de voleibol, es obligatorio entre otras cosas delimitar el espacio por donde pasa la pelota. A parte de la malla existen varios elementos que ayudan a una mayor demarcación de los límites, y estos son:

Las llamadas bandas laterales (ver n.º 1 en la imagen), consideradas parte de la red, las mismas miden 5 cm. de ancho y 1 m de largo. Por otro lado se encuentran las antenas o varillas (ver n.º 2 en la imagen); estas no pueden ser tocadas durante el juego, y se encuentran en el borde exterior de cada banda lateral, al lado opuesto de la red con 80 cm por encima de la misma.

En cambio los postes (ver n.º 3 en la imagen), son aquellos que sostienen la red, y se ubican hacia las afueras de la línea de la cancha a una distancia de 0.50 a 1 m con una altura de 2.5 m, su forma siempre es cilíndrica, establecida así con el fin disminuir los riegos de entorpecer la partida.

¿Qué está permitido en el voleibol en torno a la red?

De seguro has escuchado la expresión ¡tocó la red!, ya sea porque la cabellera de una jugadora o parte de su indumentaria rozara la red, esto en la actualidad ya no es considerado falta, solo se considera falta si el jugador que toca la red, interfiere en el juego.

Y la que dice ¡saque nulo! ¡la pelota tocó la red!, esos reclamos eran válidos para los años 60, en el presente, el balón puede tocar la red en el saque sin que haya ninguna consecuencia por ello. Entonces, una pelota que cruza la red puede tocarla, del mismo modo si durante el saque el balón es enviado a la red, puede ser recuperado dentro del límite de los tres toques del equipo. En caso de que el balón rompiera la malla o la tumbara, entonces la jugada se anula y se repite.

No podemos dejar por fuera este grito de protesta ¡invasión, el jugador tocó el terreno contrario! Eso era considerado falta en el 2009. Actualmente, si un jugador toca el campo contrario con el pie, no se considera falta siempre y cuando una parte del pie esté en contacto con la línea central. En pocas palabras, el jugador tiene permitido tocar el campo contrario, con cualquier parte del cuerpo, solo si esto no interfiere en el juego y no traspasa por completo la línea central.

También durante el bloqueo, el jugador puede tocar el balón por encima y más allá de la red, a condición de no interferir el juego del adversario antes o durante el golpe de ataque de este último. Así mismo, después de un golpe de ataque está permitido a un jugador pasar la mano más allá de la red, con la condición que el contacto con el balón se haya realizado dentro de su propio espacio de juego.

Es decir desde ya hace algunos años las estrictas reglas del voleibol se han tornado menos estrictas, con el objeto de hacer más dinámico este deporte,  actualmente  no es tomado como una falta las veces en que los jugadores, llevados por la dinámica, rocen la red, los postes, cuerdas, entre otros, salvo que dicha acción interfiera con el desarrollo del juego.

Pero, ¿cuáles son las faltas del jugador en relación a la red?

Se considera falta cuando un jugador toca el balón en el espacio adversario antes o durante el golpe de ataque del mismo. De igual manera, el contacto de un jugador con la red, entre las antenas y durante la acción de jugar el balón, es una falta.

Si un jugador interfiere con el juego del adversario, mientras penetra dentro del espacio del contrincante debajo de la red. El mismo caso aplica, si el o los pie(s) de un jugador penetra(n) completamente en el campo adversario.

¿Cuándo un jugador interfiere en el juego?

  • Cuando toca la red entre las antenas o la antena misma durante su acción de jugar el balón.
  • Si usa la red como un apoyo o una ayuda para estabilizarse,
  • Al crear una injusta ventaja sobre el adversario al tocar la malla.
  • Al aferrarse o sostenerse de la malla.